[node:title]
    El naturalista Gregor Mendel cruzaba las semillas de los guisantes para investigar las leyes de la genética a mediados del siglo XIX. Casi doscientos años después, los expertos de Neiker Tecnalia, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario, siguen el mismo proceso para encontrar la patata perfecta para cada uso.

    Así es como la variedad de patata “zorba”, creada por NEIKER – Tecnalia, ha llegado a los menús del gigante de la restauración McDonald’s. “Cogemos un tipo de patata y la cruzamos con otro tipo, siempre de forma natural y nunca manipulando genéticamente”, dice Amaia Barredo, directora de Marketing de NEIKER – Tecnalia.

    Ejemplar perfecto

    “Buscamos los caracteres que nos interesan para cada uso, las características que mejor se adaptan para las patatas prefritas, las destinadas al polvo de puré o cualquier otro tipo, y tratamos de elaborar el ejemplar perfecto, aunque no siempre se consigue”, añade Barredo.

    Así es como el instituto ha ideado las patatas perfectas para ser fritas en cantidad industrial que interesaron a la firma alemana Interseed Potatoes. Esta compañía comercializa la variedad “zorba” cortada, congelada y empaquetada para fritura, y con ella surte a un importante número de McDonald’s europeos.

    Los derechos de explotación de “zorba” han supuesto para el instituto unas regalías (pago efectuado al titular de la patente por el derecho a explotarla) de 350.000 euros.

    Help