高级搜索
Comienza el arranque de la patata en 1.200 hectáreas en Álava, España.

Comienza el arranque de la patata en 1.200 hectáreas en Álava, España.

Recientemente, ha comenzado la campaña de la patata en Álava con la idea de alcanzar el arranque generalizado en torno al 15 de este mes de septiembre, según precisó uno de los ingenieros agrícolas de Udapa, Jon Legorburu.

Desde Udapa concretaron cómo a comienzos de este mes de septiembre tuvieron lugar los primeros arranques.

Jon Legorburu, uno de los ingenieros agrícolas de Udapa:
 
"La patata ya ha hecho todo el ciclo que tenía que hacer y ya estamos comenzando, planificando la campaña para todo el mes de septiembre."
Y es que las patatas se sembraron por el mes de abril y ya solo se está a expensas de recoger los frutos de lo que ha sido esta campaña de 2021.

Jon Legorburu:
 
"En cuanto a su estado, este año la climatología ha venido en tiempo favorable para el desarrollo del cultivo, las incidencias de enfermedades han sido bastante bajas en cuanto a temas de mildiu y otras y vegetativamente muchas de las patatas han permanecido en flor durante mucho tiempo, dos o tres semanas, y ahora toca recoger la producción."
Jon Legorburu:
 
"Y es que hasta que no se lleve a cabo, hasta que no se arranca, no se sabe lo que habrá debajo de la tierra."

"Por las catas y lo que vamos viendo nos indican que no será un año extraordinario, pero sí bueno, bastante regular y en cuanto a producciones será de una calidad buena."
Ahora mismo en Udapa, como cooperativa, este año se dedican a patata de consumo unas 300 hectáreas y a esto se deben sumar otras 75 de patata de siembra, que es la que preparan para entregar a los socios de Udapa para la campaña del año siguiente.

Estas cifras suponen entre un 10 y un 15 por ciento más que el año pasado, ya que se han incorporado dos o tres colaboradores más y de ahí el incremento de superficie.

Otra cosa es la producción a nivel de todo el Territorio, ya que al hablar de hectáreas en general, a nivel de Álava, éstas rondan 1.200 hectáreas de patata de consumo.

Pero cuando se habla de la patata de Álava, las 300 hectáreas de Udapa las dedican a patata con Euskolabel y respecto a las patatas de siembra, estas no cuentan.

Jon Legorburu:
 
"Además hay una pequeña parte que las dedicamos a Euskalbaserri, que no van con el sello de calidad, pero es una marca de Euskalbaserri que se puso en marcha para lo que podíamos denominar una marca de inferior calidad pero que está desarrollada en Álava y en el País Vasco en general, ya que junto a productores alaveses también hay algunos patateros en Gipuzkoa que cultivan esta patata Euskalbaserri."
variedades Son muchas las que se trabajan en el Territorio Histórico y basta ver las exposiciones que suele montar Neiker en las fiestas y ferias de los pueblos para poder comprobar la cantidad y calidad de las variedades que están a disposición de los agricultores.

Jon Legorburu:
 
"Llevamos ya bastantes años que se hizo la segmentación para los lineales y se separan las patatas que son para guisar y cocer y otras variedades que son más para freír."

"En cuanto a variedades de frito está principalmente la Agria y luego hay otras que son de materia seca más baja, que son para guisar y cocer."

"Nosotros, en Euskolabel llevamos muchos años trabajando la variedad Monalisa, ya que es muy versátil: tiene un lavado bueno, un buen aspecto que para el consumidor al final, para aquellos que siguen comprando un poco por lo visual, es atrayente, pero además, culinariamente va muy bien tanto para una tortilla de patata como para hacer unas patatas con chorizo."

"Esa versatilidad es lo que le ha dado al Label el estar donde está."

"Llevamos un montón de años y nunca nos hemos salido de ahí. Pero junto a esa variedad y la Agria sí que estamos con otras: hemos hecho el primer campo de ensayo con la variedad Edurne, que es una variedad desarrollada por Neiker y nosotros vamos un poco de la mano con ellos."

"Este año vamos a testarla de manera general con los consumidores para ver un poco la valoración que la dan."

"El año pasado ya hicimos una pequeña prueba con un ensayo muy pequeño, pero este año hemos ido a una superficie más grande y nos falta testarla en campo, donde tiene muy bien comportamiento, ya que es muy parecida a Monalisa, y nos falta valorar temas de textura, gusto, olfato, color."

"A lo largo del invierno haremos catas con diversos consumidores para poder valorar esta variedad que es de aquí, de Álava, diseñada con la gente de Neiker y tratar de conocer el potencial que puede llegar a tener."
Pero Edurne no es la única novedad. También está la variedad Beltza, que se sigue experimentando en la misma parcela de variedades.

Jon Legorburu:
 
"Es una patata morada, de carne muy morada, y es una estupenda opción para todos los cocineros Michelin y gourmet, porque es más decorativa, para poner una ensalada o platos especiales."

"Para ella hay un pequeño nicho de mercado dentro de toda esta cultura gourmet, por eso no tenemos un volumen muy grande, pero no deja de ser una variedad desarrollada aquí con Neiker para ciertos platos como un toque más exótico."
Precios Equilibrados

En cuanto a las tarifas a abonar por el consumidor final, Jon Legorburu cuenta que ahora en septiembre se van generalizando los arranques.

Castilla y León, concretamente León es la primera que inicia la temporada, ya que es la que más superficie tiene de patatas.

Como se arranca mucha en estos dos meses de agosto y septiembre y hay mucha oferta y los precios suelen bajar un poco.

Jon Legorburu:
 
"Este año no son desastrosos, pero tampoco son altos. Estamos hablando de precios de patata de lavado en torno a 18 o 20 céntimos."

"Esa es una cifra general, porque en nuestro caso, toda la patata que tenemos en Udapa, las 300 hectáreas, las tenemos bajo contrato con un mínimo, de 17 céntimos, que no podemos bajar en ningún caso."

"Yo creo que este año, la patata buena de lavado andará entre los 17 y 19 céntimos aproximadamente."

"Luego hay otras patatas en sacos de 25 kilos, que están a 10 o 12 céntimos, pero son patatas más rústicas, sin lavado."
Sin embargo, para muchos agricultores alaveses la patata ha dejado de ser atractiva por diversas razones. Para unos, por los precios. Para otros por la competencia que entra desde Europa.

La realidad es que de las 18.000 hectáreas que se han llegado a dedicar en Álava a la patata solo quedan 1.200.

Además de Udapa, los otros grandes grupos del sector son Garlan y Amutio y entre unos y otros han llevado a la patata del Territorio a los mejores lineales de los grandes hipermercados y a las más llamativas empresas de transformados, como la célebre firma de Matutano-Lays.
Help