Búsqueda Avanzada
    Logo de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de España

    Haciendo campaña para las elecciones agrarias en el mercadillo semanal de los sábados en La Bañeza, los dirigentes de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) han pedido medidas para que cultivos tan arraigados en las vegas bañezanas (Valdería, Valduerna, Órbigo, Tuerto y Jamuz), como las patatas y las alubias, tengan una rentabilidad y no desaparezcan.

    Estos cultivos no reciben ayudas de la PAC y están permanentemente amenazados por las importaciones, que en el caso de las patatas proceden de dentro de la Unión Europea, en concreto de Francia, y en el caso de las alubias de terceros países no comunitarios, fundamentalmente Argentina

    Las patatas han tenido en esta campaña unos precios razonables, con cotización en la última sesión de la Lonja de León en el entorno de los 17 céntimos de euro por kilo. En las alubias los precios han sido estables pero bajistas, dentro de una horquilla, según fecha y variedades, entre 1 y 1,40 euros el kilo (precios similares a los de hace treinta años). La estadística de la Junta cifra el cultivo de alubias en 1.400 hectáreas con 3.300 toneladas de producción y el de patatas en 1.900 hectáreas con una producción de 78.000 toneladas.

    Asaja pide normas claras y de obligado cumplimiento que permitan al consumidor identificar el origen de los productos que compra en los lineales, le exige a los industriales un compromiso con los productores locales, considera que el futuro pasa por la formalización de contratos con precios rentables antes de la cosecha, y lamenta que no se haya dado un mayor impulso al consumo de alubias con la denominación de origen “Alubias de La Bañeza –León”. Las alubias, junto a otras legumbres como las lentejas y los garbanzos, es el cultivo más castigado desde el ingreso de España en la Unión Europea a mediados de los años ochenta, pues además de no tener ayudas específicas, desde entonces se eliminaron los aranceles a la importación y los productores no han podido competir con los precios de la mercancía que llega de fuera, lo que ha hecho que en veinticinco años el cultivo haya caído de 22.000 hectáreas que se sembraban entonces en la provincia, a las ya citadas 1.400 hectáreas de 2012.

    Help