[node:title]
    Mozambique lanzó siete nuevas variedades de papa, obtenidas por el programa de mejoramiento del Centro Internacional de la Papa (CIP), como parte de un esfuerzo por mejorar la seguridad alimentaria y mitigar la pobreza del país. Mozambique importa actualmente unas 2.000 toneladas de semilla de papa al año, siendo la producción local de papa una empresa costosa, especialmente para los pequeños agricultores.

    Cultivo de papa en Mozambique, Cortesía: CIP

    El objetivo de introducir estas variedades de papa es reducir la dependencia de países vecinos con los cuales Mozambique la comercializa a precios muy altos, en un momento clave en que el consumo local de papa está aumentando en el país.

    "La disponibilidad oportuna de semillas bien adaptadas va a mejorar la sostenibilidad y la economía de la producción de papa en Mozambique", señala María Andrade, mejoradora y especialista en sistemas de semillas del CIP.

    El Gobierno viene desarrollando una estrategia para reducir la dependencia del suministro extranjero de papa mediante la inversión en la investigación. El CIP, con el apoyo de USAID, ha contribuido a este programa facilitando y ayudando a desarrollar siete clones de papa con buenos rendimientos en campo y favorables características morfológicas y de poscosecha, incluyendo el sabor. Tres de ellos hacen parte de la nueva generación de materiales del CIP que son resistentes al tizón tardío (Phytophthora infestans), la enfermedad más devastadora de cultivos en el mundo.

    En los últimos años, el gobierno de Mozambique ha dado prioridad a la seguridad alimentaria, y esto se refleja en la regulación agrícola para acelerar la consecución de semillas. Anteriormente, el trámite para liberar una variedad podía durar hasta tres años. A finales de 2010, el Ministerio de Agricultura aprobó una norma que simplifica el proceso y permite que las semillas estén rápidamente disponibles para los usuarios finales.

    "Los programas de mejoramiento generalmente lanzan una variedad al mismo tiempo, lo que dificulta conocer las razones por las cuales una variedad es aceptada o no por los productores. Con el lanzamiento de siete variedades a la vez, tenemos una oportunidad única para estudiar todo el proceso. Son variedades que van a seguir los mismos procedimientos institucionales y estarán disponibles para agricultores y usuarios finales en forma simultánea. De esta manera será posible reunir y comparar información sobre su aceptación por parte de productores y consumidores, y otros factores que puedan determinar el éxito de las variedades y los costos y beneficios de su producción", dice Merideth Bonierbale, especialista en mejoramiento de papa del CIP.

    La papa es el tercer cultivo mundial de alimentos más importante después del arroz y el trigo. En Mozambique, el maíz supera a la papa en las zonas de cultivo, pero con el encarecimiento de los alimentos y las sequías, las papas resistentes y nutritivas pueden jugar un papel vital en tiempos de necesidad. En la actualidad, más de la mitad de la producción mundial de papa proviene de países desarrollados. El CIP juega un papel importante al proporcionarle a productores pobres de países en desarrollo una amplia gama de nuevas tecnologías, incluido el material mejorado de papa, diseñado para adaptarse a las condiciones locales y satisfacer las necesidades siempre cambiantes de productores y consumidores.

    Traducción de Jorge Luis Alonso G., responsable del contenido de la Red Electrónica de la Papa, Redepapa, del original titulado New potato varieties to improve livelihoods and incomes in Mozambique
    Help