La clasificación se hace sobre cintas de goma

La clasificación se hace sobre cintas de goma.

Muchas clasificadoras ópticas funcionan descartando el material mediocre o los cuerpos extraños de un lote de patatas, pero algunas comprueban la calidad del producto.

Sjors Vullings, de Marcelissen:
 

“Se divide entre bueno, malo o para volver a pelar.”

“Hace casi un año que tenemos una clasificadora en el mercado, pero puede hacer mucho más que comprobar si algo se puede quedar en la línea o no. Puede clasificar patatas según varios criterios personalizados.”

“Por ejemplo, estas máquinas pueden clasificar patatas baby, patatas normales y patatas para freír, todo en la misma línea. Después, estos grupos de productos se envían directamente a la línea procesadora correcta.”

Uno de los clientes de esta empresa holandesa tiene una de estas clasificadoras ópticas SO(M)-II con siete salidas.

Sjors Vullings:
 

“Ese cliente clasifica patatas lavadas y peladas en cinco categorías. Tiene también dos salidas para los subproductos. Las patatas lavadas y peladas se introducen en la máquina y llegan a una cinta transportadora equipada con rampas. Cuando las patatas pasan por la salida correcta, la rampa recibe una señal.”

“Entonces, la patata, literalmente, es empujada fuera de la cinta transportadora, un sistema más delicado que otros y menos complicado que las máquinas que usan aire comprimido. El número de salidas también es intercambiable. Nuestra empresa también puede añadir las líneas posteriores necesarias, como máquinas para cortar las patatas en mitades o cuartos.”

“La máquina también comprueba las patatas al milímetro cuadrado para detectar defectos y el color. Es muy precisa. Prestamos mucha atención a la correcta manipulación de los subproductos que se descartan, porque creemos que estos flujos residuales pueden añadir valor a las empresas. Nuestras ideas encajan con esta imagen de sostenibilidad y de aprovechamiento de toda la patata. Nuestras máquinas peladoras pueden sacarles unos rendimientos aún mayores a las patatas peladas.”

Entrada de patatas en la clasificadora óptica.

Las clasificadoras ópticas de Marcelissen no son adecuadas únicamente para la clasificación de patatas lavadas y peladas. La empresa está muy satisfecha con cómo ha afrontado la crisis del coronavirus hasta ahora.

Sjors Vullings:
 

“Ahora mismo estamos trabajando en la adaptación de la máquina para que pueda clasificar patatas sin pelar, o incluso peladas y sin pelar al mismo tiempo.”

“No obstante, esta máquina no está pensada para filtrar los cuerpos extraños, porque los eliminamos del flujo antes de que las patatas se cepillen o pelen.”

“Los cuerpos extraños pueden dañar estas máquinas. Si un guijarro o una ramita se cuelan, será rechazado, basándose en su color. Por lo tanto, acabará en el flujo de residuos. Pero rara vez ocurre, y la máquina tampoco está diseñada para esto. Esta máquina se centra en una inspección completa de 360 grados, el calibrado y la clasificación de patatas enteras.”

“Los pedidos no han caído, pero sí hemos visto un descenso en las solicitudes de máquinas nuevas. En los primeros meses de la crisis, en ocasiones nos enfrentamos a retos relacionados con el servicio y el mantenimiento en las instalaciones de los clientes.”

Con la SOM son posibles varias clasificaciones

Sjors Vullings:
 

“Eso se ha debido a todas las medidas y restricciones de viajes impuestas en los diferentes países. Sin embargo, dado que prestamos respaldo a un sector vital, las cosas han salido bien. Pero sí que hemos visto cómo algunos clientes sopesaban si comprar o no una máquina nueva. Ahorran en mano de obra, pero es una inversión grande para la empresa en unos momentos indudablemente inciertos.”

“Queríamos servir a nuestros clientes en estos tiempos difíciles, así que, cuando era posible, les dábamos la opción de alquilar la máquina deseada unos meses primero. O, por ejemplo, ampliábamos el plazo del préstamo. Así, los clientes podían pagar la máquina en incrementos más pequeños. De esta situación inusual hay que salir juntos.”
Help