La Empresa Española Patatas Hijolusa fue capaz de doblar su Producción por el Confinamiento
La Empresa Española Patatas Hijolusa fue capaz de doblar su Producción por el Confinamiento.
Nos es fácil para ninguna empresa multiplicar la capacidad de trabajo de la noche a la mañana. Mucho menos si se trata de una empresa alimentaria, que pone la calidad y el rigor por encima de otras prioridades.

CAMPO ha hablado con la leonesa Patatas Hijolusa para conocer cómo ha sido el proceso de adaptación a la demanda experimentada al principio del confinamiento.

-¿Qué ha supuesto para Patatas Hijolusa el obligado cambio de hábitos en relación con las compras, la alimentación…?

-Para una empresa familiar como Patatas Hijolusa, los primeros días en los que se instauró el estado de alarma provocado por el Covid-19 en nuestro país supusieron unas jornadas muy duras, como le ocurrió a toda la sociedad.

En nuestro caso, estos primeros días se tradujeron en un fuerte incremento de la demanda de productos, haciendo que se multiplicaran por dos los pedidos en cuestión de horas. Para conseguir cubrir estos picos de demanda, todo nuestro equipo humano tuvo que volcarse de manera extraordinaria para lograr evitar el desabastecimiento de supermercados y mercados centrales.

La tensión de toda la cadena de suministro alimentario fue especialmente notable, y supuso afrontar un reto organizativo en cuestión de horas.

Conseguir hacer frente a esta exigencia era un elemento fundamental para reducir la incertidumbre y el miedo en la sociedad y volver a recuperar la calma. Y en eso nos volcamos.

Velar por la salud de nuestro equipo se convirtió en requisito imprescindible para poder continuar con la actividad y seguir suministrando alimentos, para ello hemos implantado todos los protocolos de protección de la salud que nos han marcado las autoridades sanitarias.

Tuvimos, además, que ampliar nuestra plantilla en tiempo récord incorporando y formando a 30 nuevos trabajadores. Otros aspectos que cobraron especial importancia fueron la necesidad de gestionar el stock de materiales auxiliares con los que abordar el suministro, la re-adaptación del planning de producción, y la organización de la logística de transporte; y todo ello, abordando nuestro propio miedo e incertidumbre ante el nuevo escenario que se planteaba.

Afortunadamente, nuestra planta está preparada en cuanto a equipación tecnológica y capacidad productiva para asumir una situación de exigencia máxima como la actual, pero sin duda, nuestro excepcional equipo humano ha sido fundamental para lograr superar ese incremento tan excesivo en la demanda de los primeros días. Hoy, la situación ya está estabilizada y podemos trabajar a un ritmo normalizado.

-¿En qué modo se ha visto alterado su ritmo de trabajo en relación con un cliente como Mercadona?

-Mercadona es un cliente con el que mantenemos una relación de colaboración mutua, y desde esta perspectiva abordamos objetivos comunes. En situaciones tan excepcionales como las presentadas a consecuencia del coronavirus, esta forma de trabajo nos mantiene enfocados y trabajando para lograr alcanzarlos con éxito.

Y es lo que hemos hecho: trabajar como un equipo. No hay que olvidar que Mercadona tiene la cuota de mercado más alta en nuestro país, motivo que también explica la alta demanda que tuvo que abordar en sus establecimientos, y que, por ende, necesitó trasladarla en sus pedidos a los proveedores, entre los que se encuentra Patatas Hijolusa. Superado este periodo inicial de la crisis, todo ha vuelto a la normalidad.

-¿En qué regiones españolas cultiva su patata?

-La disponibilidad en el mercado de los productos frescos que no son cultivados en invernadero, como es el caso de la patata, está condicionada y depende mucho de su estacionalidad, sus propiedades y la climatología del lugar donde se cultivan, así como de la forma de gestionar su recogida y almacenamiento en ese lugar de procedencia.

La temporada de patata nueva en España ha arrancado los últimos días de abril en algunas zonas del sur de nuestro país y se ha generalizado en mayo. Desde entonces hasta finales de octubre o principios de noviembre (según el año) hay patata nacional para abastecer a todo el mercado, y la recolección se va produciendo de sur a norte de forma progresiva.

Se han comenzado ha recoger los cultivos en Murcia y Andalucía, después se continuará por Castilla-La Mancha y Madrid, y se concluirá en Castilla y León, que es la principal comunidad productora de nuestro país.

En España, Patatas Hijolusa recoge sus patatas en 2.400 hectáreas aproximadamente distribuidas en todo el territorio nacional. Solo en Castilla y León, el año pasado la producción adquirida superó las 60.000 toneladas de patata.

-¿Cuáles son sus retos en relación con este cultivo para alcanzar la cantidad y, sobre todo, la calidad que exigen sus clientes?

-En Patatas Hijolusa establecemos contratos con carácter previo a la siembra con nuestros agricultores, que cultivan además las variedades que necesitamos y nos aportan el producto de la calidad requerida. Un asunto muy importante si conoce nuestra empresa, ya que es una máxima de nuestra filosofía empresarial y todo pivota en torno al concepto de calidad y mejora continua.

No en vano disponemos de varios certificados que así lo acreditan, y pasamos auditorias de manera periódica para mantener nuestros estándares. Estos certificados pueden consultarse en nuestra web: www.hijolusa.es/calidad

El esfuerzo y el trabajo que nos ha requerido la implementación de un sistema de funcionamiento basado en la mejora continua y la innovación, nos permite poder realizar previsiones a varios meses vista, tanto en campo como en nuestra propia planta, de forma que, salvo que haya algún acontecimiento no predecible, en estos momentos, tanto la cantidad como la calidad que exigen los estándares de Mercadona, son factores que tenemos cubiertos.

-Con carácter general, ¿cómo definiría su relación con Mercadona?

-Mercadona es un cliente que tiene las ideas muy claras en cuanto al tipo de producto que quiere ofrecer al consumidor final. En Patatas Hijolusa consideramos que trabajar como un equipo en una relación de colaboración mutua es la forma más acertada para lograr cumplir los objetivos de ambas partes.

Es la misma relación que ofrecemos a nuestros agricultores: la confianza de poder contar con un colaborador que les va a ayudar a conseguir sus objetivos, trabajando muy estrechamente con ellos y ayudándoles a que su trabajo sea más cómodo.
Help