Búsqueda Avanzada
  • Noticias
  • Ingredientes
  • El índice de precios de los alimentos de la FAO siguió aumentando en septiembre
The FAO Food Price Index rose further in September.
El índice de precios de los alimentos de la FAO siguió aumentando en septiembre.
El índice de precios de los alimentos de la FAO se situó en septiembre de 2021 en un promedio de 130,0 puntos, es decir, 1,5 puntos (un 1,2 %) más que en agosto y 32,1 puntos (un 32,8 %) más que en el mismo mes del año pasado. Su última subida se debió en gran parte al encarecimiento de la mayoría de los cereales y aceites vegetales. Los precios de los productos lácteos y del azúcar también subieron, mientras que el subíndice de los precios de la carne se mantuvo estable.

El índice de precios de los cereales de la FAO registró en septiembre un promedio de 132,5 puntos, esto es, 2,6 puntos (un 2,0 %) más que en agosto y 28,5 puntos (un 27,3 %) por encima del nivel registrado en septiembre de 2020. Entre los cereales principales, los precios mundiales del trigo fueron los que más subieron en septiembre, casi un 4 % intermensual y hasta un 41 % interanual.

La reducción de las disponibilidades exportables, en medio de una fuerte demanda mundial, mantuvo la presión al alza de los precios internacionales del trigo. Los precios del arroz aumentaron en septiembre hasta situarse por encima de los niveles más bajos en años alcanzados en agosto de 2021, sostenidos por una leve mejora de las actividades comerciales.

Los precios internacionales de la cebada también aumentaron en septiembre, un 2,6 %, impulsados sobre todo por la fuerte demanda, la rebaja de las perspectivas de producción en la Federación de Rusia y las ganancias en otros mercados.

En cambio, los precios mundiales del maíz permanecieron en general estables, con una subida de tan solo el 0,3 % con respecto a agosto, ya que la presión al alza ejercida por las interrupciones portuarias relacionadas con los huracanes en los Estados Unidos se vio contrarrestada por la mejora de las perspectivas de las cosechas mundiales y el comienzo de las mismas en los Estados Unidos y Ucrania. No obstante, los precios del maíz se mantuvieron elevados, casi un 38 % por encima de sus niveles de septiembre de 2020.

El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO registró un promedio de 168,6 puntos en septiembre, lo que supone un incremento intermensual de 2,9 puntos (un 1,7 %), y en torno a un 60 % por encima del nivel alcanzado el año pasado. El aumento se debió principalmente al incremento de los valores del aceite de palma y de colza, mientras que las cotizaciones de los aceites de soja y girasol disminuyeron.

Los precios internacionales del aceite de palma subieron por tercer mes consecutivo, y alcanzaron los niveles más altos de los últimos 10 años, gracias a la fuerte demanda mundial de importación, que coincidió con las preocupaciones en torno a una producción por debajo del potencial en Malasia, debido a la persistente escasez de mano de obra migrante.

Los precios mundiales del aceite de colza también aumentaron notablemente, impulsados por la prolongada escasez de la oferta mundial. Por el contrario, los precios mundiales del aceite de soja y de girasol bajaron en septiembre debido, respectivamente, a la incertidumbre sobre el consumo de aceite de soja por parte de la industria del biodiésel y a las perspectivas de una amplia oferta mundial en la temporada 2021/22.

El índice de precios de los productos lácteos de la FAO registró en septiembre un promedio de 117,9 puntos, esto es, 1,7 puntos (un 1,5 %) más que en agosto y 15,6 puntos (un 15,2 %) por encima del valor registrado en el mismo mes del año pasado.

En septiembre, aumentaron las cotizaciones internacionales de todos los productos lácteos representados en el índice, con una fuerte subida de la leche desnatada en polvo y de la mantequilla, gracias a la sólida demanda mundial de importaciones en un contexto de escasa disponibilidad de exportaciones, especialmente de Europa, debido a las bajas existencias y al descenso estacional de la producción de leche.

La limitada producción de leche en esta primera fase de la nueva campaña en Oceanía, sumada a las escasas existencias, también elevó los precios mundiales de la mantequilla y la leche desnatada en polvo. Mientras tanto, los precios de la leche entera en polvo y del queso experimentaron un moderado aumento, debido a una combinación de producción limitada, bajas existencias y una demanda interna constante en Europa.

El índice de precios de la carne de la FAO* se situó en septiembre en un promedio de 115,5 puntos, prácticamente sin cambios respecto a su valor revisado de agosto, y 24,1 puntos (un 26,3 %) por encima del valor registrado en el mismo mes del año pasado. En septiembre, las cotizaciones internacionales de la carne de ovino siguieron aumentando, impulsadas por la firme demanda mundial, mientras los suministros exportables seguían siendo escasos.

El aumento de los precios de la carne de bovino no ha cesado, ya que la escasa disponibilidad de ganado para el sacrificio en Oceanía y Sudamérica pesa sobre la oferta mundial. En cambio, después de haber subido consecutivamente durante nueve meses, las cotizaciones de la carne de ave de corral descendieron a causa del aumento de los volúmenes de la oferta mundial, mientras que los precios mundiales de la carne de cerdo también bajaron debido a la menor demanda de importación de China y a la depresión de la demanda interna, especialmente en Europa.

El índice de precios del azúcar de la FAO registró en septiembre un promedio de 121,2 puntos, esto es, 0,6 puntos (un 0,5 %) más que en agosto y 42,2 puntos (un 53,5 %) por encima del valor registrado en el mismo mes del año pasado. Las preocupaciones acerca de la reducción de la producción en el Brasil, el mayor exportador de azúcar del mundo, debido a las prolongadas condiciones meteorológicas de sequía y a las heladas, siguieron impulsando el aumento de los precios mundiales del azúcar. Además, el aumento de los precios del etanol fomentó un mayor uso de la caña de azúcar para la producción de etanol en el Brasil.

Sin embargo, la presión al alza de los precios se vio limitada por la desaceleración de la demanda mundial de azúcar para la importación y las buenas perspectivas de producción de los principales exportadores, como la India y Tailandia.
 

* A diferencia de otros grupos de productos básicos, la mayoría de los precios utilizados en el cálculo del índice de precios de la carne de la FAO no se encuentra disponible en el momento del cómputo y publicación del índice de precios de los alimentos de la Organización; por tanto, el valor del índice de precios de la carne de los meses más recientes se deriva de una combinación de precios previstos y observados. En ocasiones, esto puede hacer precisas revisiones significativas del valor final del índice de precios de la carne de la FAO que, a su vez, podrían influir en el valor del índice de precios de los alimentos de la Organización.

 
(Click para ampliar)
Click para ampliar
Help