Búsqueda Avanzada
Colombia: Superficie con papa caería 30 porciento por la pandemia.
En Colombia el 90 por ciento del cultivo de papa se concentra en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia. (Cortesía: Instituto Colombiano Agropecuario)
En el país se producen en promedio 21,5 millones de toneladas de papa al año y más de 90 mil familias en 283 municipios dependen de este cultivo.

De acuerdo con la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), la papa es el cuarto cultivo alimenticio más importante del mundo, después del arroz, el maíz y el trigo.

En Colombia el 90 por ciento de este cultivo se concentra en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Nariño y Antioquia, regiones en las que se producen en promedio 21,5 millones de toneladas al año.

En la actualidad, y luego de un año de pandemia, este cultivo enfrenta retos importantes en temas de producción y calidad, que deben ser atendidos, ya que de esta actividad depende la economía de al menos 283 municipios del país y más de 90 mil familias rurales.

Para los papicultores, el 2020 fue un año difícil, ya que los costos de cosecha estuvieron por debajo de lo normal, es decir, el costo por producir una hectárea de papa estuvo por encima del precio de venta en el mercado nacional.

Frente a esta situación, se espera que para el 2021 el área de cultivo se reduzca en un 30 por ciento en Colombia.

Miguel Amado, gerente de Desarrollo de Negocios para Yara Colombia:
 
“Sin embargo, se ha evidenciado un buen comportamiento del cultivo en lo corrido del año; esperamos que los precios se mantengan estables para que los productores puedan encontrar un punto de equilibrio en sus cosechas.”
Los papicultores deben cumplir con las expectativas de un mercado cada vez más exigente, razón por la cual se enfrentan al reto de mantener rentable su cosecha en términos de producción y ofrecer siempre altos estándares de calidad, sumado a esto deben mejorar sus prácticas agrícolas para disminuir los GEI (gases de efecto invernadero) emitidos en la agricultura.

'En línea con estos desafíos, Yara ha venido trabajando en varios frentes, uno de ellos mejorar las buenas prácticas para reducir las pérdidas de nitrógeno hasta en un 77 por ciento y las emisiones de gases efecto invernadero hasta en un 17 por ciento', explicaron en esta empresa internacional noruega de la industria química.

Agregaron que, la compañía lanzó en marzo de este año el Servicio de Diagnóstico y Monitoreo de Cultivos como una apuesta a la tecnificación del campo, con la finalidad de que los productores colombianos puedan contar con cosechas de calidad y rentables, además de mejorar su producción.

'Este servicio ofrece un completo diagnóstico del cultivo a los agricultores a través de 3 etapas: diagnóstico de fertilidad a través de análisis de suelos y foliares, recomendaciones nutricionales y monitoreo satelital de cultivos', dijeron. Desde la empresa hacen un llamado a incentivar programas que promuevan el relevo generacional en el campo colombiano.

Miguel Amado:
 
“Los jóvenes rurales dinamizan el campo y hacen del agro un sector innovador.”

“En Yara trabajamos en pro del relevo generacional y la transmisión de conocimiento, para que las nuevas generaciones encuentren en los cultivos la posibilidad de incentivar el desarrollo social y económico de la región.”
En paralelo, en ciertas regiones del país, como Boyacá, los agricultores hacen uso de prácticas muy tradicionales tanto en el tema fitosanitario como en el tema nutricional, lo que hace que sus cultivos no sean del todo eficientes ni rentables.

En este sentido, otro reto es que los pequeños y medianos productores puedan acceder a nuevas tecnologías y procesos innovadores para tener cosechas más eficientes, rentables y de mejor calidad.

En el país se producen en promedio 21,5 millones de toneladas de papa al año.

Miguel Amado:

“Si bien el calendario para los agricultores inició con unas predicciones poco favorables como resultado de un año de pandemia, el campo colombiano tiene la oportunidad de fortalecer los cultivos con tecnología y conocimiento para fomentar buenas prácticas que sean sostenibles y perdurables en el tiempo.”
A finales de febrero pasado, Fedepapa reportó que la enfermedad punta morada está presente en algunos cultivos de Nariño en la frontera con Ecuador. Esta situación es ocasionada por una bacteria transmitida por un insecto que está presente en la región, la cual puede ser prevenida con la implementación de un buen programa de nutrición.

'Desde el sector agrícola se han desarrollado estrategias para enfrentar estos desafíos con el objetivo de mejorar la competitividad de sus cosechas. De esta manera, Yara busca fomentar la implementación de buenas prácticas en los cultivos de papa, bajo principios de sostenibilidad para que el productor pueda competir y recibir reconocimiento por su esfuerzo, disciplina e interés en tener un producto de calidad', manifestaron en la compañía internacional.

Señalaron que, adicionalmente, Yara cuenta con su solución 'RicaPapa', con la cual provee acompañamiento de expertos agronómicos en las etapas críticas del cultivo, y que los papicultores reciben información confiable para maximizar la calidad, productividad y rentabilidad de su cosecha.

'Esta solución promueve la aplicación de mejores prácticas de nutrición, que ayudan a minimizar el riesgo y protegen el medio ambiente', recalcaron.
Help