España: sequía afecta el cultivo de patatas

La siembra de patata avanza a buen ritmo en Baleares, pero se estanca en Cartagena

La siembra de patata avanza a buen ritmo en Baleares, pero se estanca en Cartagena

November 29, 2023
A pesar de la sequía que afecta en general a España, la siembra de patatas en las isla baleares avanza sin contratiempos. En la región de Cartagena por otro lado, al sur de la España continental, las condiciones de seca son tales que no se sabe que sucederá con el cultivo.

Joan Company, productor de Mallorca, apunta que en las Baleares ya llevan cerca de cuatro semanas sembrando patata. Si el tiempo atmosférico lo permite, la plantación se prolongará durante todo el mes de diciembre.

Joan Company:
 
"La idea es prolongar la campaña de siembras de modo que al final del ciclo se puedan realizar entregas al mercado de forma gradual, de modo que se pueda atender durante el mayor tiempo posible la demanda de producto fresco."
Son variedades extratempranas, que se empezarán a sacar entre los meses de marzo y abril, con cosecha hasta principios de junio.

Por otro lado está la verdete, que los productores locales llaman "segunda cosecha", que se sembró en julio y que se ha empezado a cosechar a finales de noviembre. Son variedades muy "similares a las que se plantan ahora", solo que los rendimientos son menores por cuestiones de pura meteorología: la planta debió atravesar todo el verano y las elevadas temperaturas siempre afectan a la tuberización.

Espada de Damocles en Cartagena José Luis Cuenca, de Interagro de Patatas, apunta que en el Campo de Cartagena la verdete "presenta un buen estado, dentro de lo que cabe", gracias a que el tiempo ha acompañado en la evolución del cultivo.

La planta tuberizó bien y las 60 hectáreas con las que cuenta la compañía pueden rozar unos rendimientos de 40 toneladas por hectárea.

La que lo va a tener peor es la primera cosecha, que debería plantarse ahora pero que tiene sobre sí la espada de Damocles de la sequía. "El agricultor tiene ganas de sembrar, sobre todo de hacerlo cuanto antes, pero no sabemos qué pasará con el agua", lamenta Cuenca.

Estas siembras deberían abarcar entre 350 y 400 hectáreas de cultivo para que Interagro pueda atender sus compromisos comerciales. Las miradas se siguen dirigiendo al cielo.