• English
  • Español
  • 简体中文
  • Nederlands

La patata más rentable de Navarra: la siembra ecológica se consolida en los valles del Pirineo navarro

La patata más rentable de Navarra: la siembra ecológica se consolida en los valles del Pirineo navarro

Ensayos de la siembra de la patata ecológica en Roncesvalles y Remendía. (Courtesy: CEDIDA)

September 4, 2019
La patata de siembra ecológica es un cultivo con una excelente respuesta en los valles del Pirineo por lo que se consolida como una opción más que recomendable para diversificar las producciones de una zona eminentemente ganadera.

Este es el resultado que arrojan los ensayos realizados por la sociedad pública INTIA que por tercer año consecutivo ha presentado las experiencias realizadas en las fincas experimentales que posee en Roncesvalles y Remendía.

A la cita acudieron alrededor de treinta profesionales procedentes del sector productor y del sector técnico interesados en conocer la evolución de los ensayos y en constatar que este cultivo sigue suponiendo una alternativa rentable económicamente por su potencial para producir un material vegetal diferenciable y de calidad, y por su interés comercial, debido a su todavía escasa presencia en el mercado.

Durante la visita, se analizaron las nuevas condiciones que el Reglamento de Agricultura Ecológica recoge para producir este cultivo, cuyo periodo de reconversión se ha reducido a dos años, y la posibilidad de convivencia en una explotación ganadera no ecológica.

Jose Luis Sáez, técnico de INTIA, fue el encargado de dirigir la jornada y exponer ante los asistentes los resultados de los últimos 8 años incluyendo el itinerario técnico necesario para conseguir una buena rentabilidad del cultivo.

PROYECTO NEFERTITI, PROYECTO EUROPEO

Pero además, a la jornada, enmarcada dentro del proyecto Nefertiti en el que INTIA participa junto a otros 31 socios de toda Europa, acudieron mayoritariamente productores de patata de siembra de la zona que participaron activamente aportando su visión, experiencia y conocimiento en el cultivo de la patata de siembra, y respondiendo a cuestiones sobre las que ahora mismo se está debatiendo, como la comercialización y la demanda del mercado, en lo que fue una sesión de transferencia mutua de conocimiento.

Se mostró en primer lugar la experiencia realizada en Roncesvalles y el seguimiento exhaustivo de plagas y enfermedades con el objetivo de evitar el problema de mildiu, una de las principales amenazas del cultivo en la zona para lo que, en colaboración con la empresa Agrichem, se realizó un ensayo dirigido al control de este hongo con 8 tesis diferentes.

El técnico Rafa Yanguas, responsable de estas experiencias, mostró a los asistentes diversos productos naturales alternativos al cobre, un producto de síntesis y cuyo número de aplicaciones autorizadas está reduciéndose paulatinamente en el Reglamento de Agricultura Ecológica.

Se presentaron además las iniciativas realizadas contra gusano de alambre (Agriotes spp.), plaga de gran persistencia; y contra hongo Rhizoctonia.

La jornada finalizó con un muestreo de las distintas variedades cultivadas en las fincas con el objetivo de observar las características de cada una de ellas, así como los calibres de los tubérculos en relación con el ciclo del cultivo y algunas afecciones presentes, todo ello con el objetivo de ahondar en las especificidades que requiere el cultivo de patata de siembra.

LA PRODUCCIÓN ECOLÓGICA NAVARRA MAYOR QUE LA MEDIA NACIONAL

La producción ecológica en Navarra ha aumentado más que la media del Estado durante 2018, con un crecimiento en superficie del 37 % y de 6,9 % en operaciones, según datos publicados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

A nivel nacional, según ha comunicado el Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (CPAEN), el crecimiento de superficie y de operaciones ha sido del 8 y 6 %, respectivamente.

En los últimos diez años la extensión dedicada a la producción biológica no ha parado de crecer, con casi un millón de hectáreas de incremento en el periodo 2008-2018, lo que sitúa a España, desde hace dos años, como el país con mayor superficie ecológica de Europa.
Share
Where