Vista aérea de la ampliación que la empresa está llevando a cabo en sus instalaciones de Medina del Campo. D.V.

Vista aérea de la ampliación que la empresa está llevando a cabo en sus instalaciones de Medina del Campo. D.V.

La empresa vallisoletana Patatas Meléndez, afincada en Medina del Campo, se ha convertido en el primer operador del mercado nacional de este producto de consumo tradicional y está, además, inmersa en la ampliación de sus instalaciones gracias a una inversión de 25 millones de euros que le permitirá duplicar su capacidad de envasado en concreto, pasará de las 80 toneladas actuales a las 180 , así como mejorar el tratamiento del producto, gracias al robotizado y digitalización de los procesos de selección y preparación.

Javier Meléndez, consejero delegado de la compañía:
 

“El objetivo es tratar la patata de una manera delicada, como si fuera una fruta, con una tecnología que ya están utilizando en Estados Unidos o en Australia.”

Ensalzó, para explicar que por ejemplo, gracias al empleo de sistemas ópticos se podrá realizar 'una selección y un análisis exhaustivo' de cada pieza, en aras de lograr una mayor calidad.

Javier Meléndez:
 

“El mercado es cada vez más exigente y también en la nueva post-Covid serán mayores las obligaciones sanitarias.”

Añadió el responsable de la empresapara justificar la necesidad de apoyarse en una 'buena tecnología' que permita mejorar la eficiencia en el procesado y garantizar la máxima calidad del producto final.

Para lograr esta evolución, Patatas Meléndez ha previsto una inversión de 25 millones de euros hasta junio de 2022, aunque los resultados ya comenzarán a notarse en el presente ejercicio. Si el año pasado procesaron 180.000 toneladas de patatas y cerraron la facturación en 89 millones de euros, este 2020 estiman alcanzar entre las 210.000 y las 215.000 toneladas y llegar a los 110 o 115 millones de euros.

Un incremento que, en buena parte, responde al comportamiento de las tendencias de consumo durante las semanas de confinamiento para frenar la propagación del coronavirus. Sólo en las primeras semanas, calcula Meléndez, las ventas de este producto se incrementaron entre un 50 y un 60% y, después de que se estabilizase la demanda, ahora han vuelto a notar una subida del consumo a causa de los rebrotes.

Javier Meléndez:
 

“El Covid ha motivado que mucha gente vuelva a los hábitos tradicionales, a cocinar este bien natural de primera necesidad.”

“Eso nos ha permitido notar menos los efectos del Covid, pero también los hemos notado.”

“De hecho, a lo largo de la pandemia la compañía ha tenido que reforzar su plantilla para dar respuesta a la mayor demanda y ha contratado a 120 personas, por lo que en la actualidad trabajan 404 personas.”

El responsable de la empresa destacó lo anterior antes de aclarar que el principal destinatario de su producción son las cadenas de supermercados (un 70% del total), frente a la industria (30% restante).

Javier Meléndez:
 

“La previsión a partir de ahora será reforzar el departamento comercial para impulsar las nuevas estrategias de crecimiento.”

“También la adquisición de la fábrica Integral Potato la semana anterior a que se decretase el estado de alarma en el mismo polígono de la localidad donde está asentado el negocio y, la compra de la maquinaria de Agroinnova les ha permitido disponer de las instalaciones y los recursos necesarios para afrontar los 'picos de producción'.”

Respecto a las nuevas líneas de negocio, Meléndez destacó 'que están inmersos en varios proyectos de investigación, como la producción de envasados microondables para que los usuarios puedan consumir patatas de pequeño calibre introduciéndolas durante siete minutos en el microondas y en septiembre prevén lanzar un plato cocinado de patatas con verduras que únicamente necesitará un minuto de calentado'.

Javier Meléndez:
 

“La tendencia de estos platos cada vez es mayor y es lo que se va a imponer en el futuro.”

“Las líneas en I+D no sólo se centran en el final de la cadena, sino también en el origen, pues están avanzando en proyectos de digitalización del campo para hacer mediciones y análisis de las patatas sobre el terreno.”

“En total, abarcan 2.500 hectáreas de cultivo en Castilla y León de las 19.000 que hay en la comunidad– y suman 4.500 en total en toda España, pues cuentan con terrenos en Andalucía, Murcia y Castilla-La Mancha.”

“Importan también productos de países como Francia pero el objetivo es depender cada vez menos de exterior y dar mayor impulso a la patata de la comunidad, pues se está imponiendo el consumo de productos de cercanía.”

“También sobre la geografía nacional se asienta su principal mercado, ya que en torno al 75 y el 80% de la producción se queda en España, con Madrid, Cataluña, Castilla y León y Andalucía como principales destinos.”

Dentro de las exportaciones, el directivo de Patatas Meléndez destacó su presencia en países como Portugal, Singapur, Dubai, Francia, Bélgica o Alemania

Help