Advanced Search
  • News
  • Potato Supply chain
  • Salamanca - Castilla y León: Los agricultores vuelven a apostar por la patata pese a los altos costes
Los agricultores vuelven a apostar por la patata pese a los altos costes.
Castilla y León: Los agricultores vuelven a apostar por la patata pese a los altos costes.
Todo apunta a que se mantendrá la superficie con unas 4.000 hectáreas en Salamanca y 17.000 en Castilla y León. Incertidumbre por el efecto de la invasión rusa de Ucrania.

A pesar de los altos costes de producción, los agricultores vuelven a apostar este año por el cultivo de la patata y todo apunta a que la superficie de siembra se mantendrá con respecto a la campaña pasada.

De confirmarse este dato, Salamanca volvería a sembrar unas 4.000 hectáreas -3.913 fueron en la campaña 2020-2021- y Castilla y León rondaría las 17.000 -17.318 la campaña pasada, según los datos de la Junta correspondientes a noviembre de 2021-.

Esta estabilidad contrasta con las dudas surgidas antes de la siembra porque los productores estiman que con respecto a la campaña pasada les costará obtener un kilo de patatas 4 céntimos más, lo que elevará el coste por hectárea entre 1.800 y 2.000 más que hace un año, hasta los alrededor de 9.000 euros/hectárea.

Esta circunstancia frenó la firma de contratos de patata para industria porque lo ofrecido al agricultor se encontraba por debajo de los costes que el agricultor calcula que tendría.

A su vez el industrial argumentaba que no podía subir 4 céntimos el kilo en los contratos porque también habían aumentado sus costes de la luz y los laborales durante este campaña con relación a la pasada.

El precio sin contrato vuelve a ser una incógnita, como ocurre cada año, pero en esta ocasión las miradas se dirigen a la invasión rusa de Ucrania por las repercusiones que podría tener en el mercado español.

Fuentes del sector apuntan que una posibilidad es que Francia venda este año más a países próximos a Ucrania por las mayores necesidades de la zona y eso significaría que no enviaría tanta producción a España y tendría más mercado la española.

Otra consecuencia puede ser que con la devaluación del rublo otro gran productor como es Egipto se incline por vender menos patata a Rusia, que es destino prioritario, y más a la Unión Europea.

Francia es el país del que proceden un 81% de las patatas que importa España. Le siguen Reino Unido, Países Bajos, Portugal, Israel y Egipto. Por su parte Ucrania es un país que necesita importar patatas y suele comprarlas a otros como Polonia o Rumania, que previamente se las compran a Francia.
TAG Industrial of Marcus & Millichap
Help