Pilot project could make growing potatoes cheaper, more accessible in the North

Jackie Milne, presidenta del Instituto de Capacitación Agrícola del Norte, ensayará una variedad de semillas de papa la próxima primavera para ver cuáles crecen mejor en el Norte de Canadá.

Una de las duras realidades de vivir en el Gran Norte canadiense y en las regiones del Ártico del país es que la comida cuesta una fortuna.

Ante este cuadro se están buscando otras opciones, como la construcción de invernaderos capaces de producir vegetales en medio de los rigores polares.

Jackie Milne, la presidenta del Instituto de Capacitación Agrícola del Norte en Hay River, una pequeña localidad de unos 3.500 habitantes en los Territorios del Noroeste, en el paralelo 60, recibió 50.000 dólares de financiamiento de parte del gobierno de esos Territorios para trabajar con los científicos del Departamento de Agricultura y Agroalimentación de Canadá para identificar las mejores semillas para producir papas en el Gran Norte canadiense.

Si el proyecto tiene éxito, esto podría reducir drásticamente los costos de envío de ese tubérculo comestible y aumentar el acceso a los alimentos básicos en todo el Norte, dijo Helen Tai, investigadora científica en el Ministerio de Agricultura y Agroalimentación de Canadá, que se especializa en la genética de la papa.

Tai se puso en contacto con Milne después de leer la historia de un agricultor de Alberta que donó unas 25.000 toneladas de papas a los Territorios del Noroeste.

Milne recibió esa donación en junio y, junto con un grupo de voluntarios, ha estado entregando las patatas a través del territorio, que tiene una extensión de 1.346.106 kilómetros cuadrados y donde viven unas 45.000 personas.

Helen Tai, investigadora, Ministerio de Agricultura y Agroalimentación de Canadá:

“Me pareció que era mucho trabajo tratar de transportar 50.000 libras al pueblo de Hay River y a otros lugares.”

La inmensa mayoría de las patatas se cultivan plantando pequeños trozos que contengan un ojo o yema de la papa en el suelo. Pero la distribución de las patatas en el norte del país es costosa. Además, se debe evitar que se congelen o se pudran hasta la próxima temporada de cultivo, lo que aumenta los costos.

La investigadora sobre cultivos Helen Tai se puso en contacto con Jackie Milne para probar variedades de semilla de papa en el Norte después de que supo de un agricultor de Alberta que donó 25.000 toneladas de papas a la población de los Territorios del Noroeste.

Helen Tai dijo que si la gente utiliza semillas, esto podría reducir drásticamente los costos de envío de las papas y aumentaría el acceso a los alimentos básicos en esas alejadas regiones de Canadá.

Helen Tai:

“La verdadera semilla de papa es de 1/50.000 parte del peso de un tubérculo. Lo que equivale a que las 50.000 libras de papas entregadas en Hay River sólo tendrían el peso de una libra.”

Sin embargo, para que una semilla de papa sea viable en el agreste Norte de Canadá, Helen Tai dijo que tendrían que encontrar semillas que sean resistentes al frío, que puedan crecer en un corto período de tiempo y que se adapten a las largas horas de luz del verano en el Norte. «Eso requerirá un poco de trabajo.

Ahora que han recibido los fondos necesarios para llevar adelante ese proyecto piloto, Jackie Milne está preparando parcelas en un terreno de cinco acres para poder plantar diferentes semillas de papa, proporcionadas por el Ministerio de Agricultura y Agroalimentación de Canadá, la próxima primavera.

Mientras tanto, ella plantará las variedades de semillas de papa en macetas dentro de un invernadero en marzo o abril y las trasplantará a la tierra, probablemente a finales de mayo.

Jackie Milne, presidente del Northern Farm Training Institute en Hay River:

“En ese momento veremos cuáles de estas semillas se adaptan y se desarrollan mejor en nuestro clima.”

Una investigadora poliniza una flor de papa que producirá una pequeña patata de la que se podrá extraer la verdadera semilla de papa.

La investigadora Tai dijo que si encontraban la semilla o semillas adecuadas, el cultivo de la papa sería más accesible, menos costoso y más libre de enfermedades.

Helen Tai:

“El simple hecho de poder distribuir las semillas más fácilmente dará a la gente más acceso al cultivo.”

Jackie Milne:

“Este es el principio de algo muy positivo.”

“Esto podría significar seguridad alimentaria en lugares aislados y remotos.”
Help